Actuaciones Julio

Ya hace mucho calor, la temperatura sube hasta el límite y en algunas zonas de España  como en Granada, Jaén, Córdoba, Sevilla…. hay que proteger los árboles de ese sol tan fuerte.  A partir de este mes, más sombra y mucha agua si queremos que sigan en buen estado.

El sol de primera hora de la mañana no es tan dañino pero a partir de las doce es insufrible y nuestros arbolillos no tienen las raíces fresquitas bajo tierra ni pueden buscar más agua que la que nosotros le aportamos.

Podríamos dejarlos al sol si estuviéramos todo el día delante de los arboles regando y pulverizando cada vez  que les hiciera falta pero la mayoría de nosotros tiene más cosas que hacer: trabaja, tiene niños que llevar a la piscina, hay que sacar al perro, etc.… y en definitiva tienes que seguir haciendo tu vida normal aunque haga calor. Por eso es muy importante sombrearlos  para que los tiestos no alcancen temperaturas muy elevadas y no descuidarnos con el riego. Habrá que regar una, dos o tres veces si el árbol nos lo pide en función de dónde vivamos.  Los problemas del exceso del calor y la sequedad ambiental las tendremos que solucionar nosotros ya que al estar en la maceta no pueden extender sus raíces para buscar agua.

Las coníferas son las que mejor aguantan este calor infernal pero debemos controlar igual que con el resto de árboles que no pasen demasiada sed.
No os olvidéis darles la vuelta de ven en cuando para que se insolen por todos los lados de forma equilibrada.

TAREAS ESPECÍFICAS:

1.- Trasplantes

Ya hay que dejar tranquilos a los arboles, incluso a los tropicales. En cuanto suben mucho las temperaturas hay que dejar los cepellones de raíces tranquilos, dejad ya los trasplantes. Lo que habitualmente llamamos  “trasplante de emergencia” debe ser simplemente cambiar a un tiesto mayor sin tocar ni una raíz ni romper el cepellón.  Por ejemplo si  se nos rompe un tiesto, si el árbol esta debilucho porque  no tiene tierra suficiente, sólo en estos casos porque el árbol se puede morir si no lo hacemos.

  Lo que si podemos  trasplantar si hemos preparado algunos semilleros son aquellas plantitas que ya tengan desarrolladas dos o cuatro hojas verdaderas. Las pasamos a su maceta correspondiente o lo dejamos para primeros de septiembre.

2.- Podas y pinzados:

Las podas de este mes deben ser leves, más bien pinzados si es que el árbol lo necesita para que no se desmadre: ramas que se alargan excesivamente, ramas jóvenes que tenemos que ir ramificando, pinzados para equilibrar la fuerza de las ramas… pero nada de podar ramas ya consolidadas o ramas viejas. En definitiva podar y pinzar sólo para mantener la estructura de los árboles pinzando crecimientos excesivos.

3.- Defoliado:
Con esta técnica sabéis que podemos equilibrar el vigor de nuestro árbol pero recordar lo que ya hemos dicho en meses anteriores, en arboles sanos y fuertes.

Si nuestro árbol no tiene crecimientos excesivos como comentábamos en el apartado de la poda y aun así tenemos zonas menos brotadas, defoliar parcialmente es una buena forma de equilibrar ese vigor, para ello debemos eliminar cortando por el pecíolo todas las hojas de la zona cuyo vigor sea más fuerte o recortando la hoja dejando un pequeño trozo de ellas, dejando con hojas sólo aquellas zonas que estén más débiles o menos brotadas.
El defoliado, es también una técnica apropiada para reducir el tamaño de la hoja, si pinzamos en julio, y mantenemos un riego moderado y un abonado bajo en nitrógeno, conseguiremos que el árbol rebrote con una hoja de tamaño menor.

En los arboles viejos es mejor aplicar el defoliado parcial eliminando sólo las hojas excesivamente grandes y favoreciendo los brotes pequeños.  En árboles jóvenes podemos ser un poco más drásticos y eliminar más hojas.

Es muy importante que cortéis las hojas a la altura de la mitad del peciolo o por la mitad de la hoja como ya hemos dicho, nunca arrancar tirando de la hoja, podemos eliminar las yemas latentes y costará aún más trabajo al árbol brotar si eliminamos dichas yemas.

Ya sabéis que no somos muy aficionados a los defoliados integrales, las plantas sufren demasiado, gastan mucha energía para recuperarse. También podéis aplicar los defoliados cortando las hojas a la mitad, es menos agresivo. En esto hay opiniones muy encontradas y está el que aplica dos defoliados integrales al año, el que no defolia, el que defolia un año sí y otro no y el que defolia con más calma, como veis hay gustos como colores.  La experiencia os dará vuestra mejor opción, lo importante es no poner en riesgo el árbol por un defoliado.

4.- Alambrado:

Tened mucho cuidado con el alambre para que no se clave en la corteza y si es necesario quitadlo.
Aunque somos más partidarios de alambrar en otoño este es un buen mes también para alambrar.  Hay especies que tienen una especial fragilidad en las ramas y es difícil doblarlas sin partir a partir de cierto grosor, por ejemplo el granado, si alcanzan ya un tamaño adecuado igual no podemos esperar al otoño, las podéis alambrar ahora pero siempre con mucho cuidado de no romper yemas o partir  ramitas.

Si vamos a tratar de doblar ramas de mucho grosor debemos cubrirlas con rafia para evitar que se partan.

5.- Ubicación:

Si tenemos  especies de hoja más débil a los que les gusta más el fresquito que el calor, por ejemplo los arces,  los colocaremos en semisombra o incluso a la sombra, les sienta muy bien ponerlos por ejemplo debajo de otro árbol si tenéis un jardín o en un patio interior si vivís en un piso. Con las azaleas tendremos el mismo o más cuidado.
Proteger la superficie de la tierra con musgo ya sea vivo o esfagnum, cubrir con algún paño húmedo es una buena forma de conservar la humedad pero no abuséis de este método o provocareis hongos, aplicar un fungicida de vez en cuando para evitar que nos salgan hongos o dejar esta medida para los días de más calor. También podemos usar mallas de sombreo, parasoles, etc. Cualquier cosa que se os ocurra para que el sol les afecte lo menos posible con este calor.

6.- Varios:

Si tenemos arbolitos de flor y aquellos que tengan frutos, debemos eliminar la mayoría de las flores y frutos, aunque las flores aun estén frescas, debemos evitar que nuestros árboles se debiliten por el esfuerzo en épocas de calor ya que la actividad del árbol disminuye. Si los dejamos cargados de frutos se pueden morir por el exceso de trabajo.
Mantened las macetas lo más limpias de malas hierbas que podáis.

También podéis crear jin y shari.

Podemos aplicar líquido de jin a las maderas muertas y limpiarlas, siempre con mucho cuidado de tapar la tierra con un plástico o un trapo para que no caiga en la tierra.

TAREAS HABITUALES

Riego:

Si disponéis de riego automático sed precavidos y si vais a salir de viaje comprobar el estado de las pilas o ponerlas nuevas para evitar disgustos.

Recordaros como siempre que hay que regar cuando el sustrato empieza a secarse, si es una vez al día, pues una… si son 3 pues tres.

Si es necesario regar al mediodía a pleno sol hacedlo, no les perjudica aunque leeréis opiniones en contra son todo mitos. Es peor que pasen mucha sed, además de bajar la temperatura del árbol y de las raíces ,el agua pulverizada en las hojas se evapora rápidamente y no causa daño alguno.

Los tiestos mume, los pequeñitos son los que peor lo pasan. Algunos aficionados los sitúan en bandejas que llenan con chinos pequeños o arena y agua de forma que así mantengan la humedad ambiental. Si lo hacéis así debéis regar de vez en cuando con un preventivo para hongos si no solucionaremos un problema pero crearemos otro.

Si algún arbolito sufre una insolación fuerte porque nos hemos descuidado en sombrearlos, hemos tardado en volver más de la cuenta….puede sufrir lo que llamamos stress-hídrico. La medida que toma el árbol es que se “cierra” tanto por las hojas como por la raíz para evitar la evaporación del agua. Debemos actuar de la siguiente forma : primero situar el árbol a la sombra, segundo pulverizar hasta bajar la temperatura del árbol y a continuación regar abundantemente.

Pulverizar las hojas a menudo para refrescarlos.

Abonado:

Los árboles entran en el letargo veraniego, y a partir de 35º aprox. las raíces no tienen ni siquiera actividad, por ello abonar no les va a hacer mal, pero tampoco bien, porque no van a aprovechar dichas sustancias. Pero si tenéis algún arbolito que a pesar del calor sigue brotando como loco o por el lugar donde los tenéis están tan fresquitos que siguen brotando eso significa que están activos y que podéis seguir abonando.

Lo habitual es que descansemos a partir de la segunda quincena porque simplemente es tirar abono y el periodo principal de crecimiento ya ha terminado.

Tratamientos Fitosanitarios:

Este mes es especialmente propicio para la araña, ciertos ácaros, pulgón, royas y oídios.  Para los ácaros y la arañuela, lo mejor es mantener un nivel alto de humedad aunque eso este mes va a ser muy complicado, así que darle un repasito de aceite parafínico incluso con algo para la araña y para los hongos pues cobre o azufre… comercialmente Daconil, Mancozeb (este es el compuesto…).

Recordaros que las arañas que se “ven” a simple vista no son las dañinas, al revés mantienen limpios nuestros bonsáis de bichos ya que se los comen. Las arañas perjudiciales son las que no se ven a simple vista, se ven al microscopio o con una lente de aumento y son araña roja, araña blanca y araña amarilla realmente  son ácaros y se alimentan de  la savia de los arboles. Una forma de comprobar si tenéis araña roja es poner un folio debajo del árbol, sacudid un poco las ramas y os caerán fragmentos en el folio. Observad los fragmentos, si veis que algún punto diminuto corre por el folio eso es araña roja.

También se puede ver en las hojas, si veis  unos puntitos diminutos de color más claro además de presentar un tono pajizo o amarilleo.

Escrito por Mª Carmen Mula
Comments
  1. 3 semanas ago
  2. 1 mes ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *